Logo

Cómo Sembrar Bambú

Se dice del bambú que es el árbol paciente.
¿Por qué? Plantas las semillas y se pasan años sin crecer, ni germinar. Crees que la siembra simplemente no ha funcionado.

Pero de repente, a los 7-8 años, el bambú explota. Empieza a crecer y se convierte en uno de los árboles de crecimiento más rápido .
En poco meses alcanza una altura descomunal. Para ello, el bambú se ha estado preparando durante años.
Aletargado.

Puntos importantes para Sembrar Bambú:

El bambú, además de servir para transportar agua y como material de construcción, también puede usarse como una planta ornamental.
En los últimos años el bambú se ha vuelto muy popular para decorar espacios.
Es un árbol de la familia de las gramíneas y se estima que existen más de 1.000 especies alrededor del mundo, siendo el 50% de ellas pertenecientes al continente americano.
Pueden llegar a alcanzar hasta 25 m de altura y 30 cm de diámetro .
Los hay herbáceos y leñosos, cespitosos y trepadores. Además, son capaces de adaptarse a distintos tipos de suelo y hábitat.

¿Cuándo hay que sembrar? Las fechas
Queremos sembrar bambú durante la primavera.
En zonas muy frías, se debes procurar plantar el bambú antes de la llegada del otoño, ya que la planta necesita tiempo para endurecerse antes de que comiencen las heladas.
En zonas muy cálidas, con temperaturas superiores a los 38 ºC se debe sembrar el bambú entrada la primavera o en el otoño, para evitar el calor intenso del verano.

¿Dónde? La temperatura y la luminosidad
La mayoría de variedades de bambú prefieren los climas tropicales, pero existen algunas variedades más resistentes al frío o al calor.
En cuanto a luminosidad, la gran mayoría de cultivos de bambú necesitan de una buena exposición a la luz del sol para que puedan desarrollarse adecuadamente.
Asegúrate que el sitio donde quieres sembrar bambú reciba al menos 8 horas de sol al día.
Algunas especies tropicales pueden requerir de sombra durante las altas temperaturas.

¿Cómo regamos? La humedad
El bambú necesita de riegos constantes, pero sus raíces son muy sensibles al agua estancada.
Además, el bambú es capaz de absorber altas cantidades de agua, por lo que no debe de ser regada en exceso.
En climas templados y secos, las semillas de bambú y los primeros brotes se deben regar diariamente.
Cuando el bambú ha madurado, basta con regar una vez a la semana si el clima es templado, y cada tercer día si el clima es caluroso y con mucho viento.

¿Cómo preparamos la tierra? El sustrato
El bambú se adapta a una gran variedad de suelos, siempre y cuando tengan un buen drenaje, pues son muy sensibles al agua estancada.
Evita también los suelos pedregosos o pastosos, así como aquellos que son relativamente impermeables.
No obstante, prefieren los suelos margosos y bien drenados. El suelo margoso es un suelo formado por arcilla, limo y arena que contiene abundante cantidad de materia vegetal en descomposición (humus).
El pH adecuado para su desarrollo oscila entre 5.5 y 6.5.
Adhiere cal al suelo si el nivel de pH es inferior al ideal. De lo contrario, si excede los niveles de pH mezcla la tierra con turba.
Los restos de césped constituyen uno de los mejores mantillos orgánicos para el bambú, los ayudan a mantener su desarrollo bajo control y pueden protegerlo de amenazas potenciales. Además, son ricos en nitrógeno y sílice.
El abono y el heno también funcionan.
Si utilizas fertilizantes, es preferible uno con un alto nivel de nitrógeno. Aplica el fertilizante una vez a inicios de la primavera y otra durante el verano.

Cómo sembrar Bambú paso a paso [17 Pasos]
Existen dos métodos principales para sembrar bambú, mediante semillas (en semillero o directo en tierra) o por medio de esquejes. El proceso, en general es muy similar:
1) Limpia el terreno, extrayendo las malas hierbas y todo tipo de residuos.
Posteriormente, riega la tierra para que permanezca húmeda y facilite el sembrado de la semilla.
2) Las semillas de bambú se tienen que limpiar y dejar secándose al sol por un par de horas.
Posteriormente, deberás remojarlas en agua limpia durante un lapso de 6 a 12 horas.
3) Coloca las semillas a una profundidad máxima de 3 cm y cúbrelas con una capa ligera de mantillo y tierra.
Si siembras varios bambúes, asegúrate de dejar una distancia de entre 1 y 1.5 metros entre cada uno.
4) Mantén el terreno húmedo, evitando que se formen charcos.
Las semillas de bambú normalmente germinan entre los 10 y los 25 días.
5) Si lo prefieres, puedes sembrar bambú en semilleros.
Llénalos con una mezcla de 8 partes de tierra superficial, 1 parte de ceniza y 1 parte de viruta de pino o cascarilla de arroz. Asegúrate que la tierra quede suelta y no contenga piedras ni grumos.
6) Sigue los pasos 2, 3 y 4.
Recuerda que el bambú tarda tiempo en empezar a crecer, pero cuando lo hace su explosión es impresionante. Crece realmente rápido. Hay que tener paciencia durante un tiempo.
7) De preferencia, coloca el semillero en un sitio con sombra parcial.
Al principio, muchas horas de luz puede secar la tierra y es fundamental que el bambú esté continuamente húmedo.
8) Cuando surjan los primeros brotes, reduce la cantidad de riego a una vez por semana en climas templados o cada tercer día si el clima es caluroso y con mucho viento.
Si siembras bambú mediante esquejes, lo mejor es que provengan de una planta con menos de 3 años de edad.
También es recomendable utilizar la parte media alta del tallo, donde aparecen dos nudos completos y la mitad de un tercero. Hay que comprobar que estos nudos no estén dañados.
9) Aplica un poco de arcilla húmeda en el borde cortado de bambú, pero sin que llegue a cubrir totalmente el agujero.
Esta arcilla funcionará como un desinfectante.
10) Inmediatamente deberás plantarlo de forma vertical, dejando el entrenudo fuera de la tierra.
11) Si has sembrado en semillero, el bambú estará listo para trasplantarse a los 4 meses, cuando alcancen entre 40 y 60 cm de altura.
Puedes trasplantarlo a una maceta definitiva o directamente al suelo, según lo prefieras.
12) Ten en cuenta que la mayoría de especies de bambú requieren de tiempo para fortalecer su sistema radicular y su tallo, por eso debemos esperar tanto tiempo.
Si trasplantas en tierra, procura dejar una distancia de 1 a 1.5 metros entre cada bambú.
13) El agujero a donde trasplantes el bambú debe tener aproximadamente el doble de ancho de la masa de la raíz del bambú.
Recuerda hidratar bien la tierra y abonarla con materia orgánica a la hora de transplantar.
14) Protege al bambú del viento.
El sistema de raíces del bambú es superficial, además de que crece muy alto y muy rápidamente.
Como consecuencia, se puede dañar fácilmente por vientos fuertes. Necesitarás una barrera para evitar que esto suceda.
La manera más sencilla de protegerlo es ubicándolo justo detrás de los árboles de tu jardín.
Puedes también construir una cerca alrededor de la zona.
15) Poda el bambú cuando sea necesario.
Probablemente necesites cortarlo para evitar que las cañas se aglomeren y corten el suministro de nutrientes.
Retira las ramas viejas y maltratadas del bambú una vez al año. Realiza el corte justo sobre el nódulo, para que pueda crecer de nuevo.
16) Procura nunca retirar las hojas que están más cerca de la raíz, ya que estas ayudan a mantenerlas protegidas y húmedas y son esenciales para reponer los nutrientes del suelo que ayudan a promover el desarrollo.
17) Finalmente, protege al bambú contra plagas y enfermedades.
El bambú es resistente a la mayoría de plagas y enfermedades, así que solo necesitas aplicar un pesticida o fungicida si se desarrolla algún problema.

La cosecha y la recolección
Los brotes frescos de bambú se pueden usar como alimento. Puedes recolectar los brotes jóvenes durante los primeros meses.
El bambú es mejor cuando está fresco, pero también puedes enlatarlo o congelarlo para almacenarlo por un periodo de tiempo prolongado.
Es una buena fuente de fibra y otros beneficios nutricionales.

Plagas y enfermedades comunes
Algunas especies de bambú pueden ser víctimas de cochinillas, de la araña roja y de la roya.
Sin embargo, debido a que el bambú adulto es bastante resistente, los ácaros solo únicamente un problema para los nuevos brotes.
Cochinillas
Si la incidencia es severa, se deben realizar pulverizaciones de aceite mineral con insecticidas compatibles con la fauna auxiliar.
Para el control biológico de esta plaga se emplean depredadores naturales como Rodoliacardinalis o Cryptolaemusmontrouzieri.
Igualmente, se puede aplicar jabón potásico en el envés de las plantas y extracto de neem, que actuará como insecticida.
Araña roja
Se puede mojar de noche por aspersión para mantener la humedad.
Para combatir puede aplicarse un extracto de ajo y chile, aunque si la planta se encuentra muy afectada, lo más recomendable es eliminarla para evitar que se esparza a las demás plantas.
Araña blanca
Para combatir una infestación puede aplicarse un extracto de ajo y chile, aunque si la planta se encuentra muy afectada, lo más recomendable es eliminarla para evitar que se esparza a las demás.
Si el problema persiste, es importante consultar con un experto para aplicar un acaricida efectivo.
Ácaros
Para prevenir su aparición se recomienda mantener limpios los cultivos de malas hierbas y restos de cultivos anteriores. Otra forma eficaz de prevención es la rotación de cultivos.
El control biológico se puede realizar mediante sus enemigos naturales. Las principales especies depredadoras de huevos, larvas y adultos como el mosquito Feltiellaacarisuga.
Roya
Ataca a la parte aérea de la planta, principalmente a las hojas y tallos, donde aparecen masas pulverulentas con aspecto herrumbroso.
El tratamiento recomendado es a base de fungicidas.

¿Dónde puedo adquirir semillas o árboles de bambú?
Como siempre, si tienes posibilidad de acceder a un vivero cerca de tu localidad, es la opción que te recomendamos.
Esto se debe a que probablemente podrás ver las plantas con tus propios ojos y además ser asesorado por algún profesional sobre sus cuidados, plantación o transplante.

Fuente: https://www.sembrar100.com/arboles/bambu/

 

De Todo Un Poco TV