Enfermedad de Newcastle (Aves de Corral) PDF Imprimir E-mail
El Saber - Salud Animal
La enfermedad de Newcastle es una enfermedad zoonótica de aves altamente contagiosa que afecta a muchas especies de aves domésticas y silvestres. Afecta más notoriamente a las aves de corral debido a su alta susceptibilidad y a las posibilidades de impacto severo que una epidemia causa en la industria avícola. 
Es endémica de muchos países. La enfermedad de Newcastle fue descubierta en Newcastle upon Tyne, Inglaterra en 1926 (Doyle), pero también en esa época se encontraron cepas ligeramente diferentes en otras partes del mundo. La exposición de los humanos a las aves infectadas (por ejemplo en las plantas de procesamiento de pollo) pueden causar suaves síntomas de conjuntivitis y similares gripe, pero aparte de esto el virus NDV no implica riesgos para la salud humana. Ha surgido interés en el uso de NDV como un agente anticanceroso dada la habilidad del virus de matar selectivamente célulastumorales humanas con toxicidad limitada para las células normales. No existe un tratamiento contra el NDV, pero el uso de vacunas profilácticas y medidas sanitarias reducen la probabilidad de brotes en los criaderos de aves.

Agente causal
El agente causal es un virus de la familia Paramyxoviridae, género paramyxovirus. Es un virus de ARN de cadena simple, tiene una envoltura lipoproteica con proyecciones superficiales : glucoproteicas la fusionada (F) y hemaglutinina-neuraminidasa (HN). Puede ser inactivado a 56 °C por 3 horas, a 60 °c por 30 minutos y a pH ácido, y con desinfectantes como formalina y fenol. Es sensible al éter por ser envuelto. Su viabilidad es muy alta, sobrevive durante largos periodos a temperatura de ambiente, especialmente en las heces

Descripción
El agente causal, Virus de la enfermedad Newcastle (NDV), es un virus de ARN de cadena simple en sentido negativo. La transmisión ocurre por exposición a heces y otras excreciones de aves infectadas, y a través del contacto con alimento, agua, equipamiento y ropa contaminados.

Cepas
Las cepas de NDV se pueden categorizar como velogénica (altamente virulenta), mesogénica (de virulencia intermedia) o lentogénica (no virulenta). Las cepas velogénicas producen signos nerviosos y respiratorios severos, se esparcen rápidamente y causan hasta 90% de mortalidad. Las cepas mesogénicas causan tos, afectan la calidad y la producción de los huevos y conducen a una mortalidad de hasta 10%. Las cepas lentogénicas producen signos suaves con mortalidad insignificante.

Variante de enfermedad Newcastle
En 1999, se encontraron resultados promisorios en el uso del virus de Newcastle en pacientes con cáncer.1 En 2006 los investigadores de la Universidad Hebrea tuvieron éxito en el aislamiento de una variante del Virus de enfermedad Newcastle (NDV-HUJ), con el objetivo de atacar especialmente a células cancerosas.2 NDV-HUJ es una variante natural del virus NDV y es también una variante atenuada (es decir virus debilitado), de forma natural ataca preferentemente y se replica en ciertos tipos de células tumorales (del cerebro y los pulmones), dejando a las células normales casi intactas. Los investigadores probaron la nueva viro-terapia en 14 pacientes con gioblastoma multiforme y obtuvieron resultados prometedores por primera vez.

Uso como arma biológica
La enfermedad de Newcastle fue una de los más de una docena de agentes que Estados Unidos investigó como arma biológica potencial antes de que esa nación suspendiera su programa de armas biológicas.3
 
Características de la enfermedad en gallinas
Epidemiología
Los signos de infección con NDV varían grandemente dependiendo de factores tales como la cepa del virus y la salud, edad y especie del hospedero. Los signos pueden ser respiratorios (jadeo, tos), nerviosos (depresión, inapetencia, alicaimiento, parálisis), hinchazón de los ojos y el cuello, diarrea, desfiguración, producción de huevos reducida y con cáscara áspera y fina.

Prevención
Cualquier animal que mostrare signos de la enfermedad de Newcastle debería ser puesto en cuarentena inmediatamente. Además, las nuevas aves a introducir en un aviario deberían ser vacunadas previamente.