Logo

Cuidados de la madre después del parto

El periodo que sigue al parto se denomina puerperio o cuarentena y en él es conveniente seguir unas recomendaciones para el cuidado general y para cuidar el periné y los pechos. Así mismo, hay casos en los que es necesario que consultes con tu ginecólogo.


Los expertos recomiendan guardar reposo moderado durante 10 días y no realizar actividades pesadas.

El puerperio o cuarentena es el periodo de recuperación que tiene toda mujer después del parto (vaginal o cesárea). Se produce aquí una recuperación del útero y una adaptación del organismo a esta nueva situación.
Durante el mismo, al principio mancharás como una regla, y progresivamente esa secreción irá disminuyendo y cambiando de color, pasando por colores similares al rojo, marrón y amarillo. Esta situación tiene una duración variable según cada mujer aunque lo normal es que dure entre 20 y 40 días. Al principio se mancha como con la regla, progresivamente esa secreción va disminuyendo y cambiando de color, pasando por colores similares al rojo, marrón y amarillo.

Cuidados generales
- Guardar reposo moderado durante 10 días y no realizar actividades domésticas pesadas, sobre todo si el parto ha sido mediante cesárea.
- Vigilar la temperatura de vez en cuando (es preferible por la tarde), debiendo ser siempre inferior a 37'5º C.
- La alimentación debe ser sana, variada y rica en proteínas (carnes, pescados, leche...), frutas y verduras, prescindiendo de comidas picantes, especias y vinagres, y de grasas animales (tocino, embutidos...).
- A veces es necesario complementar la dieta con algún complejo vitamínico, hierro o ácido fólico, lo cual es especialmente importante cuando se da el pecho.
- Se puede utilizar una faja abdominal de compresión moderada y paulatinamente, en la medida de lo posible, realizar ejercicios suavespara que los tejidos vuelvan a la normalidad.

Cuidados del periné
● En caso de parto vaginal. Si el parto ha sido vaginal y se ha realizado una episiotomía, en los primeros días se notan molestias en la zona perineal que irán desapareciendo paulatinamente. Puede utilizarse una bolsa agua fría o de hielo. En ocasiones será preciso algún analgésico. Los puntos se caen solos. No obstante, hay que tener presente:
- Deben lavarse dos veces al día con agua templada y algún jabón específico.
- No hay problema para ducharse todos los días.
- Después del lavado han de secarse cuidadosamente con gasas.
- Aplicar un poco de antiséptico (Mercromina o Cristalmina) y después una compresa normal (evidentemente en estas circunstancias nunca deben usarse tampones vaginales).
- Se pueden utilizar óvulos vaginales cicatrizantes, para acelerar la curación de la herida.
- A veces alivia utilizar el secador con aire frío o bien aplicar hielo, de forma intermitente (poner una botella pequeña de plástico en el congelador y envolver en un paño o toalla).
- Hay que procurar mantener la menor humedad posible.
● En caso de parto mediante cesárea. No existe problema para ducharse todos los días, pero inmediatamente hay que retirar el apósito de la herida, limpiarla suavemente con Mercromina o Cristalmina y colocar un nuevo apósito de modo que siempre esté seca.

Cuidados del pecho
- Lavar los pezones al menos dos veces al día con agua y un jabón suave.
- Limpiarlos antes y después de cada toma con un algodón o gasa empapados en manzanilla.
- Después de la toma y de su limpieza cuidadosa, hay que mantenerlos bien secos y cubrirlos con algo apropiado. Se recomienda utilizar sujetador de algodón. Por la noche, se puede dar un pequeño masaje al pezón y areola con aceite de oliva rebajado con agua y usar alguna crema para prevenir las grietas.
- En caso de muchas molestias con la subida de la leche consultar con el ginecólogo la posibilidad de tomar paracetamol 500 mg tres veces al día. Antes de cada toma, se pone calor sobre la mama y después frío (paños fríos o hielo), vaciándolas bien (a veces puede precisar sacaleches).

Motivos por los que acudir al ginecólogo
- Si la temperatura es superior a 37,5 º C al menos dos días consecutivos.
- Si se sangra más de lo normal (más que una regla abundante) o la secreción tiene mal olor.
- Si existe dolor intenso en algún punto localizado de las extremidades inferiores.
- Si existe dolor intenso e inflamación en las mamas y se acompaña defiebre.
- Si se sufre decaimiento excesivo, tristeza, rechazo hacia el bebé; (es normal en los primeros días tras el parto un cierto grado de depresión o ansiedad, sobre todo si no se cuenta con ayuda).

Dr. D. Antonio Muñoz García, Ginecólogo, Hospital Nuestra Señora de la Salud (Granada)
Fuente: https://www.lechepuleva.es/embarazo/cuidados-madre-despues-parto

De Todo Un Poco TV